VINILES VERSUS LA ERA DIGITAL

VINILES VERSUS LA ERA DIGITAL

Robin Salazar

Nuevamente las compañías disqueras tienen los ojos puestos en los discos de vinil, mismos que desecharon a principios de los años noventa. De acuerdo con Forbes este 2017 se estiman ventas de más de 40 millones de discos de vinil por un billón de dólares, cifra similar a la de 1981, cuando estaban en todo su apogeo.

No es sorpresa que en estos días debemos modernizarnos y estar siempre arriba del tren de las actualizaciones, sin miedo a la tecnología y nuevas apps. En los negocios pasa lo mismo.

Los tiempos han cambiado, ya no existen los lanzamientos de antaño de un primer sencillo con su lado B, seguido de un segundo sencillo para rematar con el disco en su totalidad. Ahora se lanzan canciones en formato digital con una mini portada -digital también- en la que el arte a los escuchas les importa un comino. Sobra decir que muy pocos descargan el álbum completo, sin no pregunten a algún joven usuario de Spotify cuantas canciones de Luis Fonsi, Lady Gaga o Pitbul tiene descargadas en su playlist.

Entonces, ante la sencillez de la tecnología, ¿por qué a los artistas y compañías disqueras les interesa y están pensando cómo hacer para que la gente compre los viniles? Supongo que esa pregunta se la hacen todo el tiempo, y es que los CD, que tienden a desaparecer, cuestan en cualquier tienda 80 pesos, mientras un vinil en promedio cuesta 400 pesos.

Pero la respuesta más simple es que además de buscar ofrecer un artículo físico con calidad de audio – que ya hemos tocado en artículos anteriores- a los artistas como Luis Fonsi y su ‘Despacito’, Katy Perry, Lady Gaga y muchos otros no solo les interesa que su hit del momento se descargue más de un millón de veces, que obvio si es muy importante en cuanto a ingresos, pero no abraza todo el negocio en su totalidad.

No, hoy en día eso ya no importa. Lo que hoy están haciendo para aumentar sus ventas es hacerlos valer, poniendo mucha atención en ofrecer materiales y un arte de calidad, así como grabar con tecnología moderna (cosa que antes no pasaba en México). Adicionar bonus tracks exclusivos a los discos no disponibles en otros formatos digitales es de gran ayuda, y como plus muchos discos vienen con códigos para la descarga legal de todo el disco en formato digital.

La buena noticia es que con el tiempo los nuevos discos de 180 gramos tienden a bajar de precio, lo que provoca que en el mercado secundario de discos usados, mucho más económicos, los clientes comiencen a intercambiar los discos nuevos, moviendo toda la industria. ¿Será una moda pasajera?, el tiempo tendrá la palabra, pero hay que ver que en realidad nunca se fueron.

Con esto los discos compactos tendrán que hacer modificaciones si quieren sobrevivir en un mundo cruel y raro en el que la tecnología va a estar con todo, basta ver que los autos nuevos ya no cuentan con reproductor de CD y que hoy día es muy difícil encontrar un modular nuevo para casa. De hecho, aunque no lo crean. es más fácil encontrar una tornamesa.

Así están los viniles y su tamañote enseñándoles a las nuevas generaciones quien es el rey de los formatos. ¿Ustedes que piensan?


VINIL-AZUL

Venustiano Carranza 29 local C, Col. Centro
T. (442) 210 1067
M. (55) 1949 6323
info@vinilazul.com | f: /vinil.azul | t: @VinilAzul