NATURAL VS. ANTITRANSPIRANTE: ¿CÓMO HACER EL CAMBIO?

NATURAL VS. ANTITRANSPIRANTE: ¿CÓMO HACER EL CAMBIO?

Fabiola H. Feijoo

Hace unos días, con mi mamá de visita en casa y en esas ricas charlas entre los recuerdos, me platicaba que cuando ella era pequeña fue que salió a la venta el champú comercial, y así también comenzaron a expandirse en los grandes almacenes un sinnúmero de posibilidades para elegir productos de higiene y belleza personal que nada tienen que ver con lo que hoy, entre precios, variedades y especificaciones, puedes encontrar en el mercado.

Hoy quiero enfocarme en el desodorante, un producto de primera necesidad (o así debiera ser) que también se ha convertido en un producto que a causa de sus componentes químicos puede traer consecuencias negativas a tu organismo.

¿SABES LO QUE EL ALUMINIO PUEDE CAUSAR EN TU CUERPO?

La base de los componentes de un desodorante, y en especial de los antitranspirantes, es el Clorhidrato de Aluminio. Nuestro cuerpo es, obviamente, de funcionamiento perfecto y sabio, y desecha naturalmente las toxinas que no sirven para su buen funcionamiento de diferentes maneras, entre ellas el sudor, pero cuando utilizamos antitranspirantes el aluminio crea una capa que impide la salida del sudor (efecto antitranspirante) y tapa las glándulas sudoríparas impidiendo que las toxinas salgan de nuestro cuerpo, que hace un gran esfuerzo para quedarse con los nutrientes y las sustancias positivas y deshacerse de lo que no le beneficia.

Todavía no se puede asegurar que el aluminio sea el causante del cáncer de mamá o de otras enfermedades con las que alguna vez lo relacionaron, pero sí de impedir la salida de agentes tóxicos del organismo. ¿Por qué vamos en contra de lo natural? ¿Y si mejor aceptamos nuestra naturaleza perfecta y dejamos de avergonzarnos por lo que nuestro organismo desecha y la forma en la que lo hace? Después de todo, el mal olor del sudor se debe a la descomposición de las bacterias que contiene y no al sudor mismo, que más bien es el encargado de regular nuestra temperatura y mantenernos con el pH de la piel equilibrado.

Después de esta pequeña reseña solo te quiero recordar que tu alacena está repleta de salud, con muchos elementos que puedes utilizar para crear tus propios desodorantes, lo que además de ahorrar, te permitirá saber lo que le estás dando a tu cuerpo.

Puedes utilizar maicena como absorbente para mantenerte más tiempo seca sin impedir la sudoración. El vinagre y el bicarbonato actúan como antibacterianos, antifúngicos y tienen propiedades antisépticas y antivirales, además el vinagre ayuda a equilibrar el pH. Una mezcla de todos los anteriores en un aceite rico en nutrientes para la piel como el aceite de coco, de aguacate, de almendras o de ajonjolí, más unas gotas de aceites esenciales que también te brinden otros beneficios en el sistema nervioso como el geranio, lavanda o la manzanilla y ¡taraaaaaaan!, tendrás un desodorante único con propiedades muy benéficas para tu organismo. Prueba buscar recetas por internet con estos ingredientes pues, aunque sean naturales, deben ser utilizados en pequeñas cantidades para no ocasionar alguna irritación.

Es común que las personas piensen que los productos naturales de este tipo no funcionan, y eso no es verdad, pero es importante considerar que cuando decides cambiar a lo natural tu cuerpo pasa por un periodo de desintoxicación que dura de 3 a 7 días, tiempo para que se acostumbre a la nueva fórmula y, entonces si, mantenerse el mayor tiempo posible libres de bacterias y recibir como premio un agradable aroma.


APAPACHO · PRODUCTOS NATURALES
(442)169.1783 | apapachoinfo@gmail.com | Fb: /apapachoqro