DE LAVANDA Y OTROS MENESTERES

DE LAVANDA Y OTROS MENESTERES

Fabiola H. Feijoo

Cuando hablamos de ecología solemos pensar en el cuidado del medio ambiente, pero la ecología va más allá que solo separar la basura. La ecología es la ciencia que estudia la interrelación de los seres vivos con su medio ambiente, y la forma en la que nos relacionamos es muy amplia, desde las costumbres (no todas cuidan la naturaleza) hasta los nuevos descubrimientos que se hacen para estar en armonía con nuestro planeta.

Existen muchas formas “tradicionales“ con las que podemos economizar recursos dañinos para el planeta, desde las bien conocidas rondas escolares o de trabajo hasta separar y/o reciclar los deshechos que producimos. También hay muchas ideas DIY (“Do It Yourself” o “Hazlo tú mismo”) en donde puedes reutilizar objetos que de otra forma serían perjudiciales, pero además de todo lo que ya sabes existen otras alternativas en donde podemos amigarnos más del planeta casi sin darnos cuenta.

Imagínate si cambias la caminadora eléctrica por caminar o a correr al aire libre, ¿podrías ver la cadenita de energía que ahorrarías tan solo con dejar de prender el aparato media hora? Y no solo estarías haciendo una buena obra para el planeta, también lo harías para ti ya que afortunadamente el aire que respiras en Querétaro es limpio y tus pulmones te lo agradecerán, además de disfrutar del contacto invaluable con la naturaleza.

También podemos hablar de los beneficios de consumir productos locales, que al ser producidos cerca de tu casa gastan poco combustible en su distribución al tiempo que beneficias a la población, a diferencia de los productos importados o de las grandes tiendas de autoservicio que llegan desde lejos.

El reciclado de los desechos electrónicos, la recarga “inteligente” de la batería y la reutilización de los celulares en desuso como control remoto son algunas otras cosas que puedes hacer para contribuir con el cuidado del medio ambiente. México es uno de los tres países en la región en generar mayor cantidad de desechos electrónicos, según un estudio de la Asociación de empresas de la industria móvil GSMA y la Universidad de las Naciones Unidas. ¿Qué estás haciendo al respecto? Recargar correctamente la batería de tu teléfono mejora su funcionamiento y alarga su vida útil, con lo que puedes reducir el impacto ambiental que ellos generan.

Reservar un espacio en el jardín o utilizar macetas para hacer un pequeño huerto en casa es una gran idea, no necesitas más que plantar, brindar sol, regar, cosechar y ¡disfrutar! No hay nada más satisfactorio y delicioso que saborear lo que has visto crecer. Se trata de aprovechar los recursos que naturalmente la región nos brinda, como la lavanda o el romero (no he visto en otro lado ejemplares tan grandes y aromáticos como los queretanos), con todos los beneficios que aporta a nuestra salud, lo que te alejará de la farmacia y te brindará el placer de disfrutar su belleza ornamental.

Y ya que estamos en el jardín, definitivamente debemos considerar plantar un árbol. Uno de los grandes problemas del mundo es la tala indiscriminada de árboles, y estos queridos entrañables habitantes de nuestra tierra son indispensables para la vida porque aportan oxígeno y absorben dióxido de carbono. Está bien levantar el puño en contra de su tala, pero mientras eso se soluciona ayudamos de manera más directa sembrando uno en casa.

Hacer un esfuerzo para cuidar nuestro planeta puede sacarnos de la comodidad con la que aprendimos a vivir, pero sin duda poner nuestro granito de arena para recuperar lo que hemos lastimado dejará un mejor lugar para nuestros hijos y los hará más responsables con su salud y, al mismo tiempo, con la Madre Tierra.