FRANCISCO ESNAYRA LA NECESIDAD DE CREAR, DE CONSTRUIR, DE PERPETUAR

FRANCISCO ESNAYRA LA NECESIDAD DE CREAR, DE CONSTRUIR, DE PERPETUAR

Sharon Burgoa

La escultura es una de las artes más antiguas y reconocidas que existen, pues involucra la capacidad para moldear y producir formas, figuras o composiciones que transmitan y perpetúen momentos y emociones; La Venus de Milo o el David de Miguel Ángel son ejemplos que por sus composiciones han trascendido en la historia del arte y permanecido en la memoria colectiva.

Es precisamente en la escultura donde Francisco Esnayra conduce su necesidad creativa, desarrollando en su obra los sentimientos cotidianos de la humanidad. Recovecos en mejillas, ángulos de inclinación en la nariz, profundidad en las cavidades oculares, alineación de labios o la posición de la mandíbula son el medio para demostrar sus pensamientos, para comunicarse con el mundo.

En este dialogo en construcción Francisco toma como objeto las expresiones, aquellas muecas imperceptibles si no prestamos atención. En su obra recrea la felicidad, ira, indiferencia, enojo, fuerza, emoción, serenidad o perversión que solo dejamos entrever en microexpresiones; es ahí donde Francisco encuentra su inspiración y se adentra en la creación para capturar un instante y volverlo inmortal en resina, bronce o barro, enriqueciéndolo con texturas que conducen a fijar la mirada y combinaciones de colores que coloca intencionalmente para seducir nuestros sentidos.

Francisco es un artista prolífico que a través de su trabajo constante perfecciona su lenguaje individual, ese que surge de la necesidad de transmitir los pensamientos y la filosofía propia y que tiene como finalidad llegar a otras personas, comunicar por medio de sus creaciones. Traducir a nuestro idioma el mundo que sólo los artistas ven.

Aunque ha desarrollado múltiples autorretratos que exploran las emociones enunciadas en la gesticulación anatómica del rostro, una parte fundamental del crecimiento de su obra radica en su ímpetu de experimentación y la confianza para desarrollar nuevos elementos; sin encasillarse en los formatos y colores tradicionales. Bajo esta premisa, ha generado distintas metáforas visuales, representando objetos cotidianos que tienden a formular nuevas estrategias de reflexión introspectiva desde el formato tridimensional.

Nacido en 1985, es egresado del Instituto de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua como Licenciado en Artes Plásticas y de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM como Escultor, ha sido becario del Programa Institucional de Formación de Investigadores, además de haber asistido en 2013 al Rome Sculpture Workshop de la Washington University Rome Center en Italia. Actualmente cuenta con más de 25 exposiciones entre individuales y colectivas; en su trayectoria ha sido galardonado como primer lugar en el “Premio Nacional de Cerámica” en la categoría “Escultura Contemporánea”, además de contar con mención honorifica en el premio Chihuahua.

Francisco Esnaya forma parte de los artistas que colaboran en Nuun Galería de Arte, donde el próximo mes de noviembre presentará la exposición “Ecos: ¿Quién soy?”, una serie de esculturas trabajadas de la mano de artesanos oaxaqueños para exponerse en un primer momento en el Ex Convento de Yanhuitlán, en la Ciudad de Oaxaca.